Del querer al tener: todo es simple.

La profundidad es la única capaz de convertir lo simple en complejo, lo complejo en incomprensible, lo incomprensible en inconcebible, lo inconcebible en drama, el drama en arte, y al final, el arte en más arte, un valor visual, y a su vez, útil para quién necesita ver más allá de lo considera horizonte dentro de su mínimo espectro de idolatría.

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: